La dieta nórdica es una dieta que por sus características le brinda beneficios importantes al cuerpo. Por una parte, estudios lograron evidenciar que personas que tenían esta dieta eran más sanos; y, por otra parte, que los alimentos frecuentes de la dieta y los hábitos alimenticios favorecían la salud del sistema cardiovascular, reduciendo el riesgo de sufrir enfermedades cardíacas y diabetes tipo 2.

La dieta nórdica puede ser muy parecida a la dieta mediterránea, la única diferencia importante radica en el aceite que se recomienda. Mientras que en la mediterránea se promueve el uso exclusivo del aceite de oliva, en la dieta nórdica se recomienda usar aceite de canola o aceite de colza. Éste último aceite se obtiene del extracto de la semilla de colza, muy común en el norte de Europa.

Y es que, justamente esta dieta recibe este nombre porque se basa en alimentos procedentes de los países nórdicos de este continente: Islandia, Finlandia, Suecia, Noruega y Dinamarca. Aunque hay que aclarar que los alimentos se pueden encontrar en cualquier parte del mundo o reemplazar por unos semejantes.

Pirámide de alimentos en la dieta nórdica

Pirámide dieta nórdicaEsta pirámide que es una guía facilísima para entender y seguir la dieta nórdica fue creada por La Universidad de Finlandia Oriental, la Asociación Finlandesa del Corazón y la Asociación Finlandesa de Diabetes.

Como se puede evidenciar, la gran base de esta dieta son los vegetales, las hortalizas y las frutas. Los vegetales de preferencia de hojas verde como las espinacas, acelgas, lechuga, col o repollo. Las hortalizas se recomiendan que sean de raíz como la zanahoria, los rábanos o las remolachas y las frutas que sean frutos rojos o frutos del bosque. Solo con esta base le estás proporcionando al cuerpo una variedad de nutrientes, pues le aportas al organismo alimentos de diferente color.

Por ejemplo, los alimentos de hojas verde son buena fuente de fibra, los frutos rojos son ricos en antioxidantes y las hortalizas contienen varias vitaminas y minerales. Es por esto que uno de los principales consejos para tener una alimentación sana es tener en el plato alimentos de diferentes colores.

Luego de la gran base viene el escalón de los cereales como la avena, la cebada y el centeno. De hecho, la recomendación de la Organización Mundial de la Salud, OMS respecto a esta dieta nórdica es consumir cereales enteros.

En el mismo nivel se encuentran ciertos tipos de pescado como fuente de proteína. Se recomienda consumir pescados como la caballa, el salmón, el arenque, el bacalao, la merluza o el pez mantequilla. En este caso se sugiere al menos tres veces a la semana consumir estos tipos de pescado, que son fuente de ácidos grasos y evitar en lo máximo posible el consumo de carne roja.

Respecto a los lácteos la dieta nórdica sugiere los fermentados como el kéfir, una bebida muy común en Suecia y Finlandia. El kéfir es una bebida muy buena para la microbiota intestinal.

Finalmente, en lo más alto de la pirámide, se encuentran los alimentos procesados, dulces y carne grasa. En este nivel la dieta nórdica recomienda un consumo muy reducido, preferiblemente nulo. Pues todos estos alimentos procesados son altos en colesterol y grasas.

¿Por qué la OMS recomienda la dieta nórdica?

Es importante aclarar que la OMS recomienda tanto la dieta nórdica como la dieta mediterránea. Y lo hace porque ambas comparten principios y pautas de alimentación muy saludables. Por un lado, las dietas se basan en aumentar el consumo de alimentos orgánicos y naturales y reducir el consumo de alimentos procesados o con alto contenido de grasa y colesterol.

Pero, adicionalmente, estas dietas promueven el consumo de alimentos de temporada, propiciando un hábito más amigable con el medio ambiente. De esta manera, no solo se impacta positivamente la salud sino al planeta.

¡Síguenos en @bonsante.co y encuentra gran variedad de alternativas para llevar una alimentación más sana, balanceada, fit y consciente!